De la Sagrera al mundo – por Àngel Mestres

En los últimos 50 años, los vecinos y las vecinas del barrio de la Sagrera han visto, paseando por la calle Honduras, como un edificio que en un primer momento fue una fábrica de pinturas pasó a ser un espacio ocupado por varias empresas textiles, acoger el estudio de un arquitecto y fotógrafo y, finalmente, se convirtió en un centro cultural. De este modo nace la Nau Ivanow tal como la conocemos ahora: un espacio de creación para las artes escénicas.

El equipamiento forma parte del paisaje visual del barrio, pero además hace 20 años que trabaja para dotar a las compañías de un espacio y de herramientas de creación, y sobre todo para acercar el arte y la cultura al territorio y a su gente.

Es obvio que un equipamiento cultural debe tener en cuenta el territorio, y la Nau Ivanow lo hace, ante todo, con una actitud muy concreta. Siempre atenta a la realidad y a las dinámicas que se generan en el territorio y con una predisposición a todas horas abierta a los agentes que trabajan en el barrio, dando la oportunidad de complementar la actividad cultural y creativa que ya existe y convirtiéndose en un espacio donde los vecinos y las vecinas pueden vivir el teatro, aprendiendo sobre las dinámicas y los procesos del teatro. Es el lugar donde se ofrece la posibilidad de seguir todo el proceso de creación de una obra, intercambiar reflexiones con los creadores, dotarse de herramientas para entender las artes escénicas y saber qué se busca transmitir con ellas.

Además, el equipo de la Nau tiene una capacidad de adaptación y de flexibilización excelente que permite al centro cultural relacionarse de múltiples formas con la realidad que le rodea. Con una mentalidad muy abierta en la creación de alianzas con los agentes del barrio y con una visión de 360º por parte de todos, les permite una actuación totalmente en contacto con la realidad y con las necesidades y propuestas del contexto.

La Nau Ivanow siempre ha tenido claro que no quería ser un edificio en la calle Honduras al que vinieran compañías de todas partes pero que quedara de espaldas al barrio que lo acoge. Su vinculación con la Sagrera queda patente en los tres grandes ejes de trabajo con que se autodefine: creación, acompañamiento y territorio.

Todo ello ha creado el clima perfecto para la generación de un factor indispensable de un equipamiento cultural que quiere poner el territorio en el centro de su programa: la red. Es evidente que un espacio de creación busca crear redes y la Nau Ivanow no es una excepción. Hace años que genera sinergias entre compañías, espectáculos, creadores, gestores culturales, públicos, etc. Y no solo eso: ha podido construir una red alrededor del barrio, ha creado una comunidad y ha sabido utilizar las herramientas que tiene al alcance, como la proximidad con el territorio y las redes sociales, para difundir su proyecto y hacer partícipes al público y al barrio.

La Nau nunca ha funcionado como un canal unidireccional que lanza sus propuestas hacia el público y espera que este consuma su producto: siempre ha tenido la capacidad de trabajar bidireccionalmente, escuchando y atendiendo las propuestas y necesidades del público y, muy especialmente, del barrio. Con la llegada de nuevos sistemas de comunicación, como las redes sociales, estas dinámicas que ya existían en el equipamiento simplemente han encontrado otras formas de realizarse, y han permitido así continuar creando esta red con el territorio utilizando nuevos canales y nuevos medios de relación.

La capacidad de la Ivanow de generar espacios de participación diversos, abiertos y colectivos, buscando siempre la innovación y el retorno social y con la coproducción, la cocreación y la colaboración a la hora de construir las bases del espacio, ha hecho del equipamiento un referente, tanto en el ámbito de barrio como de ciudad; un referente no solo en el campo de las artes escénicas, sino también en cuanto a la relación y al trabajo con el entorno.

Por todo ello, la Nau Ivanow no es para el vecindario de la Sagrera únicamente un edificio más del barrio donde los artistas ensayan: la Nau Ivanow es donde pueden conocer los procesos de creación y todo lo que comportan, donde pueden encontrar herramientas para ser más críticos con el arte, un lugar en el barrio donde vivir el teatro o simplemente acercarse de una forma humana y nada pretenciosa a la cultura: el punto de encuentro entre el territorio y las artes escénicas.

Àngel Mestres es el Director General de Trànsit projectes

Acerca de creacioadmin 79 Articles
La Nau Ivanow es un espacio de residencias de artes escénicas que facilita a las compañías los recursos necesarios para que puedan crear y desarrollarse en libertad, sin que tengan que encajar en una línea artística concreta. Asimismo, fomenta el intercambio de ideas y promueve complicidades entre los creadores mediante la convivencia en espacios de trabajo compartidos.